Archivos de Categoría: Homenaje

¡Good bye My Friend!

Adiós al profe de inglés, actor de doblaje y gran ser humano, Élmer Madera.

Por: Isabel Junca

Seguramente en el cielo se está doblando al español una gran película y se necesitaba de los mejores y más nobles seres para ello. El gran creador del universo llamó este año, primero, a José Manuel Cantor. Luego a Lucero Gómez, después a Raúl Gutiérrez; recientemente a Orlando Arenas y hoy a Élmer Madera. Grandes directores, actores de doblaje y colegas colombianos que no sólo compartieron su gran talento con el mundo, sino su cariño, sabiduría y alegría.

Hoy que parte Élmer, a pocos días de un fin de año especialmente agotador y triste para nuestro gremio, saludamos su vida y obra, ya que la mejor manera para tener presente al ser es visitando la memoria, el recuerdo y el cariño que queda en los corazones.

—Yo me siento tranquilo chinita—, me dijo la última vez que lo vi, hace apenas unos días, cuando tuve la oportunidad de visitarlo en su apartamento en Santa Isabel.

—Me alegra que tengas esa actitud, porque no hay que perder la esperanza—, le dije.

—No, chinita. Usted sabe que yo soy siempre positivo. Yo estaré con buena actitud y ánimo hasta que Dios me la preste.

—¡Ah! ¡Entonces salud! Que así sea siempre, querido—. Y brindamos con agua mientras sonreíamos.

Esa imagen se quedó grabada en mi mente y, pese a que me dio mucha tristeza verlo con oxígeno y sentado siempre, pues ya no podía caminar o dormir horizontalmente, su sonrisa aún era enérgica, diáfana, grandilocuente. Le pregunté si sentía dolor en el cuerpo y me dijo: —No, pues la verdad nada de eso. Esta vaina no me deja ya caminar, ni mover casi las manos. Pero mirá que dolor no, gracias a Dios.

“Esa vaina” a la que se refería Élmer es ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica), una enfermedad degenerativa de tipo neuromuscular, que le fue diagnosticada recientemente. Pese a que hace un año pudimos contar con él en la primera Edición del Festival Iberoamericano de la Voz Viva Voz 2019 como traductor simultáneo del inglés al español, Élmer rápidamente fue presentando síntomas de deterioro: empezó con la pérdida de la movilidad en manos y pies. Luego, a perder el control al caminar. Hace unos 4 meses, cuando todavía asistía a grabar a Centauro Comunicaciones, lo vi con un golpe fuerte en el rostro. Me contó que se cayó y se lastimó. Yo no podía entender aún esa rara enfermedad y cómo es posible que a una persona que se ve tan sana y alegre como Élmer, le diera esto tan extraño.

Corroboré, entonces, lo que él mismo decía: “La vida es un ratico, tan fugaz, inesperada, que hay que procurar vivirla alegremente. Dejar los rencores, las enemistades, las envidias, los egos. Nada nos llevamos, mija. Sólo el amor que hayamos dado”.

Élmer nació en un pequeño pueblo de Bolívar llamado Galindo. Su infancia, recordaba, fue difícil, con muchas carencias económicas, pero con el apoyo incansable de su madre, con quien vivió casi toda su vida. Estudió filología e inglés en la Universidad Nacional de Colombia. Fue muy disciplinado, estudioso y luchador. Trabajó en prestigiosos centros educativos del inglés y recientemente tuvo un contrato con el Icfes (Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación). Combinaba su trabajo de inglés con una de sus mayores pasiones: la locución y el doblaje.

Hace dos años, para estas vísperas, Élmer organizó una “comilona” en su casa. Estaba feliz porque recientemente se había mudado a un apartamento en Santa Isabel donde se sentía muy contento. Parte de esa alegría tenía que ver con la atención y cariño que le brindaba la señora Floralba, quien seguramete ya se ganó un hermoso espacio en el cielo por tanta bondad. La señora Floralba cocinaba ricas comidas y era quien proveía a Élmer la alimentación y cuidado hasta el final de sus días. Para el 2018, sin embargo, cuando Élmer gozaba de buena salud, pudimos disfrutar de una rica picada preparada por ella, música, karaoke y alegría con varios colegas del doblaje. Recuerdo ver a Andrés Palacio, Carlos Jiménez, Óscar Gómez, Felipe Ballestas, Andrés Bazurto, Danilo Smith, Jesús Mora, Lizbeth, Rodrigo Bustamante, Lina, entre otros.

La señora Floralba, quien vivía en un piso contiguo a Élmer, fue gran apoyo en todo sentido en esta última etapa de su vida, pues no vivía con familiares o con una pareja. Élmer decía: “Florecita es mi ángel”. También, agradecía mucho a sus amigos más cercanos, como Felipe Ballestas y Julián Álvarez, quienes estaban muy pendientes de él. En los últimos días, el colega Jhon Grey organizó un grupo de ayuda y se logró recolectar dinero de varios amigos y colegas para ayudarlo, ya que infortunadamente dependía exclusivamente de su trabajo para vivir y en esas condiciones ya no podía hacerlo.

Esta es una situación por la que vale la pena luchar desde la Asociación Colombiana de Locutores y desde todas las entidades que tienen que ver con el arte de la voz y la actuación, ya que son muchos los colegas que no cuentan con una pensión, ayuda o servicio de salud, pese a que han dado su vida, energía y talento a una industria tan grande y lucrativa como la publicidad, las comunicaciones y el entretenimiento.

Aún en los últimos días, cuando aún podía, dictaba clases de inglés online. Hablaba también de su amado hijo Nicolás, de 17 años, quien hoy nos dio la triste noticia de su fallecimiento, en un mensaje de whatsapp, siendo aproximadamente las 10:40 am.

De parte de todos sus amigos y colegas, enviamos un abrazo cariñoso a Nicolás, a su familia, a la señora Floralba y a todos los que conocieron y tuvieron la oportunidad de compartir con este hermoso ser.

Descansa, amigo, en la paz del altísimo, a quien tanto amabas.

See you later, bro.

Foto tomada por Camilo Espitia durante el Festival Viva Voz 2019, donde Elmer fue traductor simultáneo.

Video homenaje, por Giovanni Suárez

José Manuel Cantor: adiós a una de las más talentosas y nobles voces de Colombia

Hace tres años iniciamos, en A Voz Academia, el proyecto de realizar un documental sobre las voces e historias de los actores de doblaje en Colombia, desde sus inicios en las radionovelas. Como el proyecto aún se encuentra en etapa de pre-producción, tenemos material inédito muy valioso archivado. Decidimos, entonces, extraer una de las entrevistas que hicimos aquel día (en vísperas, como ahora, del día del locutor colombiano), para compartir con nuestra comunidad un pedacito de la historia de vida de uno de los más talentosos y nobles seres humanos que ha visto nuestro gremio de la locución y el doblaje en español latino: José Manuel Cantor.


Por: Isa Junca


Todos sus colegas coincidimos en dos grandes virtudes, por las cuales se destacaba. En primer lugar, su gran alma y sonrisa de niño, que dejaba ver desde el momento en que entregaba un cálido saludo, hasta que se hacía en frente de un micrófono para gestar la magia y el arte a través de su don más preciado: la voz. Con ella, dio vida a muchos  personajes, a quienes imprimía un rasgo distintivo usando su tremenda gama de cualidades sonoras, que iban desde frecuencias y resonancias muy graves, hasta sus más vibrantes agudos. 

Nació el 24 de diciembre de 1970 y falleció el pasado 25 de marzo de 2020. Un día después de la celebración del día del locutor. Participó en radionovelas como Kalimán, video juegos como World of Warcraft,  películas de anime como Samurai X, series de tv y cine como El Libro de la Selva, documentales como Rolling Stones en Rio. Y dobló al español latino a gran cantidad de actores, entre los que destacan Marlon Brando, en películas como El asalto del tren y Richard Burton en La Fierecilla domada

Más de sus trabajos se pueden consultar aquí.

En esta entrevista que nos concedió hace 3 años —y en la que participaron también colegas como Zoraida Duque, Ana Rocío Bermúdez, Jorge Solórzano, Catalina Plata, Camila Peroni y Xiomara Fontecha —, nos contó acerca de sus inicios, su visión y pasión por la profesión.



Además, recogimos, de grupos y redes sociales, algunos de los comentarios y recuerdos de varios de los colegas locutores, directores y actores de doblaje que acompañaron el camino de José Manuel, para revivir su voz y esencia. La memoria es la que mantiene viva la huella que dejan seres tan especiales, por eso, este es el sentir de sus compañeros:


Versos al Cantor

José Manuel era su nombre y su apellido Cantor
Era cantor de los buenos, un destacado tenor
Talentoso en el doblale, incomparable locutor
A veces llegaba tarde, era como Héctor Lavoe.

Su voz dio vida a villanos, al oso más vendedor
A pequeños personajes y a gigantes de ficción,
El agua no le faltaba, tampoco su buen humor
Le gustaban las baladas, la salsa y el viejo rock.

Si lo invadía Sinatra, cantaba New York, New York
Y como él vestía de negro, su preferido color
Como si anunciara acaso, el luto que nos tocó,
Ay mano se nos fue Jóse, en el día del locutor.

Omar Antonio.


Scroll Up